Cómo sacar mayor provecho de tus clases de inglés

Relájate

El miedo al fracaso y al ridículo es el mayor obstáculo contra el éxito en cualquier empresa. Es algo que distingue a los niños de los adultos –  ellos no tiene ningún reparo en lanzarse plenamente a cualquier actividad que se propongan. No es cuestión de encontrar al niño que hay en ti (aunque si lo encuentras será siempre muy bienvenido a nuestras clases), pero sí es importante reconocer que el acto de poner nuestros conocimientos a prueba es un elemento fundamental en el proceso de aprendizaje. En la jerga de la enseñanza de inglés hay una frase que resume un aspecto importante de la mala práctica: TTT o ‘teacher talking time’ que se refiere al tiempo que pasa el profesor hablando en lugar de los alumnos. Una de las características de un buen profesor es que favorezca un ambiente propicio para que los alumnos disfruten hablando, parece que a los alumnos les gusta hablar, que hay muchos tipos de interacción oral, y que nadie recibe ninguna crítica directa o indirecta por su intervención. En Hello Idiomas animamos a nuestros profesores a seguir las señas de una buena docencia.

No te preocupes por los errores

Evidentemente, si nuestro objetivo es aumentar la participación del alumnado, hay que adoptar una actitud de tolerancia hacía los errores. Hubo una época conductista en la historia de la enseñanza de inglés en la que los errores fueron vistos como un fallo del sistema que había que evitar a toda costa; sin embargo, las teorías que sustentan los enfoques modernos ven los errores como una fase necesaria por la que el alumno tiene que pasar. Más que ser un vestigio del fracaso son indicios efímeros del progreso realizado hasta el momento y de lo que queda por caminar. Gran parte de los errores son fruto de aplicar un criterio español al inglés y desaparecen a medida que el estudiante amplia la capacidad de pensar directamente en inglés. En Hello Idiomas, tratamos los errores con tolerancia, y los corregimos en función de varios factores que incluyen el nivel de la clase, el propósito de la actividad y el tipo de error.

No existen las preguntas tontas

Es una experiencia bastante corriente: quieres hacer una pregunta pero te echas atrás por miedo de que parezca una tontería; de repente, otro compañero formula justo lo mismo y el resto de la clase asiente, indicando que ellos también lo estaban dudando. Las dudas son buenas. O mejor dicho, el reconocimiento de las dudas es bueno. Y no es sólo porque al menos una u otra persona querrá preguntar lo mismo, sino también porque la articulación de una duda abre una ventana al pensamiento del estudiante. Reconocer una duda representa una clara señal de que el estudiante está construyendo activamente su conocimiento, un paso importante hacía la asimilación de una nueva destreza como es un idioma. Y tal y como dice el subtítulo, el ‘Senior Teacher’ Thomas Fernandez del centro de Bellavista afirma, “en mi más de 30 años de ejercer como profesor, no puedo recordar ninguna pregunta realizada por un alumno que calificaría como tonta.”

‘Little and often’

Esto hace referencia a una frase hecha en inglés que se aplica a la forma de acercarse a ciertas tareas de larga duración, e indica que es mejor hacer un poco con bastante frecuencia que hacer mucho de golpe de forma infrecuente. El binomio encapsula a la perfección el secreto de aquellos que alcanzan un buen nivel de inglés. “Me gusta preguntar a la gente con buen nivel cuánto tiempo llevan estudiando inglés,” nos cuenta Mick Daly, el Gerente y Director de Hello Idiomas, “y hasta ahora nadie me ha dicho que con unos ratos de vez en cuando le ha bastado. La gran mayoría tiene el inglés incorporado en su rutina diaria.” El contacto con el inglés no tiene por qué ser a diario y con sólo diez minutos se puede ver mejoras. Además, con las nuevas tecnologías hay un sinfín de modalidades para todos los gustos: juegos, podcasts, lecturas, videos además de los medios tradicionales. Sin embargo, la constancia debe aplicarse a lo más importante – las clases en Hello Idiomas, ¡por supuesto!

Hay para todos

Aunque los estudios sobre las mejores formas de  aprender un idioma indican que ciertas actitudes (ser constante, tener interés en la cultura, ser organizado…) son ventajosas, no existen pruebas que demuestren la eficacia de un sistema de aprendizaje sobre otros. Es decir, la gente aprende de distintas maneras: las parlanchinas aprenden hablando tanto lo que pueden, los meticulosos necesitan cuadrar todo en sus apuntes copiosos etcetera. Cualquier sistema que te funcione sirve, aunque siempre es buena idea ser conciente del sistema y estar abierto a posibles alternativas compatibles.

Sean las que sean tus razones por estudiar y tu forma de aprender, esperamos que disfrutes de las clases que te ofrecen Hello y que te sirvan de provecho.

VOLVER